Marx y el Imperio Británico

¿Cómo puede alguien con su actitud hacia la guerra de Vietnam sobrevivir en una institución como el MIT, conocido como uno de los grandes contratistas y autores intelectuales de esta guerra?

(pregunta del público)

(…) creo que incluye dos cuestiones: una es cómo hace el MIT para tolerarme, y la otra reside en cómo hago para tolerar al MIT. [risas]

(…)
No es una cuestión tan sencilla, no todo es simplemente malo o bueno. Y es el equilibrio particular en el que coexisten lo que hace que una institución productora de armas de guerra esté de hecho dispuesta a tolerar, y en muchos casos incluso a alentar, a una persona implicada en actos de desobediencia civil contra la guerra.
Ahora bien, en cuanto a cómo logro tolerar al MIT, eso da lugar a otra pregunta.
Hay quienes argumentan, y nunca he entendido la lógica de esto, que un radical debería desvincularse de las instituciones opresivas. La lógica de este argumento es que Karl Marx no debería haber estudiado en el Museo Británico, que era el símbolo del imperialismo más despiadado del mundo, el lugar donde se reunieron todos los tesoros que un imperio había recogido a través de la expoliación de las Colonias.
Pero creo que Karl Marx tenía razón al estudiar en el Museo Británico. Tenía razón al utilizar los recursos y, de hecho, los valores liberales de la civilización que intentaba derrocar, en contra de ésta. Y creo que lo mismo es aplicable en este caso.

– Noam Chomsky. “La naturaleza humana. Justicia vs. poder” (debate con Michel Foucault), Buenos Aires, Ed. Katz, pág. 87.

Esta entrada fue publicada en frases, marx y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Marx y el Imperio Británico

  1. mariana dijo:

    lo bien que hizo carlos en estudiar donde se le cantara el o….o.

    celebro la apertura de tu nuevo espacio, querido, con un nombre tan pero tan encantador.

  2. juanchi dijo:

    Interesante post. Los intelectuales y su gran dilema. Creen vivir apartados del mundo pero “están en el mundo”. Y ese “estar en el mundo” trae como consecuencia contradicciones propias del vivir. Lo peor es pensar que hay intelectuales incuestionables. Nadie es incuestionable. Hay que acabar con la entronización de los intelectuales o personajes de la historia…incluso con los que más afinidad tenemos. Si los entendemos desde su humanidad, capaz se vuelvan más inteligibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s