Quedarse sin aire

[Sobre A serious man, de los hermanos Coen, y otras yerbas]

Comencemos con una aclaración: no soy un conocedor de la filmografía de los Coen, y tampoco estoy seguro de que me guste todo lo que hacen. Me gustaron bastante The Big Lebowski y Barton Fink, no tanto O Brother, Where Art Thou?. Vi No Country for Old Men en el cine, cuando se estrenó en el 2008, y algo me decía que -para entender un poco más el lenguaje cinematográfico de Joel y Ethan- debía ver A serious man.

Así que eso hice, pero en vez de ir al cine -¡oh, pecado!- la bajé y la vi en el viejo monitor de mi PC. (Che, está muy caro ir al cine. Hace poco leí que cuando Evo Morales fue a ver Avatar, pisó un cine por tercera vez en su vida. Las izquierdas deberían incorporar a su lista de proclamas un ítem referido al consumo cultural, lo digo muy en serio. Es más, creo que el gobierno de Lula estaba pensando un proyecto para que el Estado garantice entradas a cines y teatros para aquellos que no pueden pagarlas).

Volvamos al asunto que nos compete. A serious man es, claramente, una película de los Coen. Tiene elementos que permiten identificarla fácilmente como tal (además de los créditos, claro). Uno de ellos es la idea del film sin fin, de una historia que privilegia el acto de narrar por sobre la estructura narrativa (principio, desarrollo, fin). Al menos, esto es evidente en esta película y en No country for old men. La memoria no me permite hacer extensiva esta recurrencia, pero sospecho que pasa algo parecido en algún otro film.

Otro elemento es la presencia de un tipo común cuya vida es alterada por algo extraordinario. Ya sea el cazador que se encuentra con la escena de un homicidio múltiple vinculado con el narcotráfico (No country…), The Dude al ser confundido con un multimillonario que tiene su mismo nombre (The Big Lebowski) o, en este caso, un profesor que sólo aspira a ser un hombre serio pero que -de repente- debe enfrentar problemas familiares, económicos y laborales que amenazan con destruirlo.

Sobre este último punto quisiera detenerme. No voy a entrar en detalles sobre el argumento de A serious man, sólo voy a decir que terminé de entenderla este domingo cuando fui sorprendido por algo extraordinario. Se podría decir que por un momento me sentí un personaje de los Coen.

En mi casa se estaba festejando tranquilamente un cumpleaños y algunos familiares acababan de llegar de viaje, así que el comedor estaba lleno de gente. Eran las 22hs, por lo cual me levanté para tomar los medicamentos que me prescribió el odontólogo luego de extraerme una muela que me ponía de mal humor. Son dos píldoras: una pequeña y la otra no tanto. De repente, noté que la segunda no pasaba. Se me atoró en la garganta y no podía respirar. Tampoco hablar. Para pedir ayuda, sólo podía confiar en el sonido mudo de mi garganta y en el ruido de mis pulmones, que golpeaban desesperados como dos peces secándose sobre la arena. Alcancé a salir de mi habitación y llegar hasta el baño, y recién ahí alguien sintió que algo raro estaba pasando. Entonces recibí los auxilios que me permitieron devolver la píldora (y todo lo demás).

No sé qué hubiera pasado. Generalmente no hay tanta gente en esta casa. No quiero ser fatalista, pero creo que me podría haber muerto como Don Vito Corleone si esto hubiera pasado cualquier otro día.

Mientras mis pulmones y mi corazón retomaban su ritmo normal, pensé en ese profesor cuya vida -también normal- comenzaba a peligrar. Y también pensé en algo que cantaban los Doors hace mucho tiempo: “the future is uncertain and the end is always near”.

Cuánta verdad.

.

Esta entrada fue publicada en cine, cuestiones de estado y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s