Cada vez más Luises

Facebook asume, a veces y de manera tonta, la forma de un espacio público: alguien postea un episodio de la cotidianidad (generalmente vuelto noticia por los medios) y tal vez otro lo comenta. Son dos lógicas que se superponen: el que postea, bajo la creencia de que lo que hace es un acto privado, y el que comenta, bajo la convicción de que se trata de un hecho público.

Hechos como estos me hacen creer que en un futuro próximo estos episodios tendrán un carácter público reconocido por todos los sectores. Mientras tanto, como lo hice con el flagelo de las orcas asesinas, eventualmente estaré posteando aventuras cotidianas de las redes sociales.

Esta entrada fue publicada en documentos de cultura, medios, microfascismos, redes sociales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s